Renunciando que es gerundio. La responsabilidad del viajero-turista.

16 mayo


Cuando uno va a preparar un viaje y empieza con la búsqueda de información de qué ver y hacer, dónde ir y dormir, etc, etc ... uno puede tener grabadas en su retina imágenes de la publicidad con la que nos bombardean los medios, revistas, catálogos de agencias de viaje, etc, etc ...

Pues recordar que quién paga la publicidad es una empresa que, salvo honrosas excepciones, no suele regirse con criterios de responsabilidad, sostenibilidad, ecología ... lo que quieres es que viajes al destino y si puede ser con ellos mucho mejor.

Si te quedas con esa primera información es probable que acabes realizando lo que se dice una TURISTADA.

Aunque personalmente es un término que no nos gusta demasiado porque todos tarde o temprano haremos alguna.

Nosotros también hemos hecho y si no han sido más es de casualidad.

Como muestra un botón.

Mi primer viaje a Tailandia en 2010, con mi hermano pequeño, fue un viaje de escalada. Para el que no lo sepa Tailandia esta considerado un destino top dentro del mundillo de escalada. Como por aquella época era bastante fanático* toda la información previa al viaje giró en torno a esa temática.

(*Fanático: dícese de aquel escalador que siente una pasión desmesurada y casi obsesiva por la práctica del deporte)

Pero claro, no nos íbamos a ir a de Tailandia sin visitar el norte, así que tras una ojeada rápida a Internet decidimos hacer Chiang Mai - Chiang Rai - Triangulo de Oro, todo el pack completo con su trekkings, sus paseos en elefante, sus tribus, su bamboo raft ...

Al final no lo hicimos porque justo coincidió el viaje con toda la problemática de los camisas rojas y el desalojo de las barricadas en Bangkok así que limitamos nuestro viaje a sur.

Eso sí, para compensar fuimos a Koh Phangan y saliendo de una fiestecilla que hacen por ahí se nos ocurrió volver a dedo hasta Tongsala y se podría decir que ahora estoy contando esto de casualidad...

Bueno, el caso es que nos ahorramos el circo que hay montado en torno a ese tipo de turismo, y cuando digo circo es por lo siguiente, que es a donde quería llegar.

Las tribus.


Hay que recordar que lo que se va a visitar es un poblado, donde viven personas, no es un zoo o no debería serlo.

Las mujeres de cuello largo, las Paduang, pertenecen a la tribu Kayan (Karen) y son desplazadas refugiadas en Tailandia a raíz del conflicto entre la dictadura del Gobierno Birmano y el Ejército Karenni que se recrudeció especialmente a partir de la década de los 90. Están en una situación jurídica alegal, por no decir ilegal, y actualmente no son reconocidas por el gobierno Birmano ni Tailandés.

Los poblados Karen que se suelen visitar son totalmente artificiales y actualmente su único motivo de existencia es el turismo.


Seguramente si no fuese por el turismo no estarían ahí y quizás ni llevarían sus ropas y anillos ya que algún intento de dejarlos atrás han tenido.


Fuente: Pixabay

El año 2015 volvimos a Tailandia, también en familia. 


Esta vez fuimos algo más informados y para ver las diferentes tribus o etnias basta con alquilar una moto y recorrer las montañas. 

Viven allí. Lisu, Lahu, Hmong. No se esconden. Eso si, las verás en sus quehaceres diarios y no esperándote para representar una función.

La única tribu que no vimos fue la de "las mujeres jirafas" (curioso ¿no?) aunque quizás buscando un poco las acabas encontrando.

Así y todo si quieres ir al poblado Karen recuerda lo que comentamos al principio, vas a visitar un poblado, no un zoo. Se respetuoso. Y gástate algo en su artesanía ya que seguramente del dinero que pagues por la excursión a ellas les llegará más bien poco.


La interacción con animales.

¿Cuántos habéis tenido la oportunidad de ver un elefante en libertad y de cerca? 

Yo tuve la suerte de verlos bastante de cerca en Sudáfrica y es una pasada de bicho. Además de muy muy grande.

Normal que si uno va a ir a Tailandia, o cualquier otro país asiático, y se entera que puede montarse en ellos le entren ganas de probarlo. 

¿¡¿A quién no?!?

Fuente: Pixabay
Nosotros de entrada lo de montarnos todos encima de un elefante en un trono cual princesa india no era algo que nos resultase demasiado sugerente. Lo de montarnos en el cuello como un auténtico jinete (mahout) nos parecía mucho más interesante y divertido.

Debes saber que los elefantes donde tienen la fuerza es en el cuello y no en la espalda. De hecho su espalda es bastante delicada y apenas aguantan sin sufrir daño un centenar de kilos. Algo que un trono con dos o tres personas encima lo sobrepasa de largo.


Más info: AQUÍ

Sabiendo esto la elección estaba clara. Yo quiero "hacerme" el mahout.


Buscando información y precios de dónde y cómo realizar esta actividad rápidamente dimos con la información de las técnicas que se usan para adiestrar a estos animales.

Viendo el vídeo ya uno se lo piensa un poco mejor (personas sensibles abstenerse).




Lo que se ve en el vídeo es la técnica del PAJAAN, que literalmente significa "romper el alma".


De todas formas como lo de poder interactuar con elefantes era un aliciente para Magec (llámalo aliciente o forma de convencer a un niño de 3 años para llevártelo a la otra punta del mundo) lo que hicimos fue informarnos de dónde lo podíamos hacer correctamente y fuimos a un santuario de elefantes, donde se podría decir que son retirados (rescatados) del servicio para que disfruten de su jubilación.


Mucho mejor poder verlos y disfrutar así


Así que si quieres realizar esta actividad de forma responsable hay que informarse bien de donde se mete uno. Así a grosso modo:

  • Si os vais a montar en un trono: malo.
  • Si los elefantes pintan cuadros: malo.
  • Si los elefantes juegan a fútbol: malo.

Un elefante pintando cuadros muy "normal" no es (Fuente: Pixabay)


En general si los elefantes (o cualquier otro animal) realizan actividades que no son propias de su especie ya es indicativo de que algo raro hay.



Este año nos volvemos al sudeste asiático y durante dos meses vamos a estar recorriendo Filipinas y Malasia.


Como somos unos apasionados de la naturaleza salvaje vamos con la idea de bucear con miles de peces, tortugas y tiburones. También pasaremos por la isla de Borneo para tratar de ver orangutanes antes de que la codicia humana en forma de plantación de palma acabe con ellos.

Fuente: Pixabay

¿Y sabéis que se puede hacer en Filipinas? nadar con el pez más grande que existe en el mundo. El tiburón ballena.



Poder nadar con ellos es uno de mis sueños viajeros desde que unos amigos medio nómadas que andaban por el Mundo viajando y trabajando de dive master se instalaron en Filipinas y empezaron a mandar fotos con semejantes bichos.


Fuente: Pixabay

Buscando información general del viaje ¡zaasca!

Primer dato en el blog de mi tocayo Javi de "Mi aventura viajando" y después se confirma la historia leyendo otros blogs como el de María de Callejeando por el Mundo o directamente preguntando a otros blogers amantes de la vida salvaje como Claudia de Solo Ida. 

En Oslob, que es donde suele ir todo el mundo a realizar esta actividad, los pescadores locales viendo el interés que suscitaban estos ejemplares entre los turistas decidieron dedicarse a alimentarlos para que no migrasen  (son animales migratorios) y los tiburones ballena han cambiado sus costumbres y ahora están todo el año en la zona.

Participar y fomentar una actividad turística que cambia el comportamiento de los animales no entra en nuestros planes de viaje.


Por fortuna hay sitios de Filipinas donde se puede hacer de forma responsable, por ejemplo en Donsol, pero la temporada para verlos va de enero a mayo.


Así que sintiéndolo mucho otra vez toca renunciar a algo por "el bien general".


Quizás mientras estas leyendo esto te pueda parecer una chorrada y dirás: ¡tío ve, cumple tu sueño! Total ya está todo cagado. Pero no, gracias. Así tenemos una excusa para volver.


Como veis nosotros hemos renunciado a un par de actividades en Tailandia que al principio ni siquiera nos habíamos planteado si hacerlas o no, simplemente las teníamos en la programación porque cuando uno mira un itinerario de viaje a Tailandia de los que se pueden comprar en cualquier agencia pues ahí están.

Y en Filipinas vamos a volver a renunciar y el no ver los tiburones ballenas me duele bastante más pero estoy seguro que el Karma nos lo recompensará.


¿Renunciar a esas actividades ha hecho que nuestro viaje sea peor? Por supuesto que no.

¿Mejor? puede ser ... por nuestra parte sería mucho afirmar. 

Lo que si está claro es que es un viaje diferente. 

Un viaje responsable.


Informarnos correctamente de las actividades a realizar debería ser nuestra responsabilidad. Bien sea como turista que compra un viaje en una agencia o bien como turista-viajero que se organiza su viaje por libre.

Nos gastamos bastante dinero (porque por muy mochilero que uno sea al final se lo acaba gastado, otra cosa es que le dure más o menos) en cruzar medio mundo para ver Parques Nacionales y los animales que en ellos habitan, pues que menos que nuestro paso por allí deje la menor huella posible.

Y no es nada sencillo e incluso a veces resulta hasta complicado lo de dejar la menor huella ... así que por favor pierdan un par de minutos informándose y actúen como mejor les dicte su conciencia.


Para más info sobre turismo responsable con animales puedes visitar la web de FAADA o el blog de CONMOCHILA.COM (estos últimos son un muy buen ejemplo a seguir en cuanto a la interacción con animales, especialmente en el sudeste asiático).


Y este es el tipo de información que contra a más gente le llegue mejor así que a nosotros nos harías muy feliz si la difundes.

Ya sabes ... ¡¡¡ compartir es vivir !!!

También te gustará

2 comentarios

  1. ¡Enhorabuena por este post Javi!

    Has hecho que termine llorando viendo el vídeo de los elefantes, casi no puedo terminar de verlo...

    Cuanta razón tienes en todo lo que dices.

    Nosotros hace poco también estuvimos en el norte de Tailandia y por supuesto nos informamos mucho antes de escoger el lugar para poder ver elefantes. Finalmente escogimos el "Elephant Jungle Sanctuary" dónde además de estar prohibido montarlos, no separan a las crías de sus madres y mantienen a las familias unidas.

    Nos explicaron esto que comentas tú de que montarlo en el cuello no es tan mal como montarlos en la espalda porque en el cuello tienen mucha fuerza pero digo yo, ¿el proceso para enseñarlos a que de dejen montar es el mismo no? yo creo que no se deben montar ni en el cuello ni en la espalda ¿tu que crees?

    Una pena lo del tiburón ballena Javi... ¡tampoco lo sabíamos! habéis tomado la decisión correcta y por supuesto esto no va a hacer peor vuestro viaje ¡todo lo contrario!

    Yo creo muchísimo en el Karma y como tu bien dices los buenos actos se ven recompensados.

    Por cierto, ¿cuando empezáis el viaje y por dónde? Nosotros ahora estamos instalados en Malasia y vamos a estar aquí unos meses así que si empezáis por aquí avisar y nos vemos ¡sería genial! :)

    Un abrazo para los tres!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Erika. Como bien dices lo mejor es ni montarlos ya que el proceso de aprendizaje es el que se ve en el vídeo, de hecho los de los centros de recuperación que visitamos tb han pasado por ese proceso sino tampoco los podríamos ver y pasear junto a ellos. Vamos que lo suyo es verlos en estado salvaje pero en Asia es muy muy difícil. Lo del tiburón ballena un chasco total, eran años imaginandome nadar con ellos ... 😒😒 Quién sabe, igual me los cruzo por ahí de casualidad. Estaría genial cruzarnos por Malasia, nosotros salimos en breve pero empezamos por Filipinas. Nos hablamos por email a ver si cuadrados. Un abrazo!!!

      Eliminar