10 castillos de Portugal. Ruta medieval entre el Algarve y los alrededores de Lisboa.

12 septiembre

Visitar los castillos de Portugal durante un roadtrip por su geografía puede convertirse en un trabajo intenso. Tan solo hace falta echar un vistazo hacia el pasado y ver todas las batallas y disputas habidas en territorio portugués, desde los tiempos de la reconquista en el siglo XII hasta la invasión del país por parte de Napoleón Bonaparte en los inicios del siglo XIX, para entender la importancia y la gran cantidad de castillos que hay en Portugal.

Castillos-de-Portugal-Porto de Mos


No hace falta ser excesivamente creativo para convertir castillos y niños en una combinación perfecta. Para los adultos son visitas recurrentes y viajando con niños adquieren un matiz mucho más divertido. ¿A quién no le gusta tocar, recrear o reinventar la historia sobre un escenario real?

Durante nuestro paso por Portugal hemos tenido la oportunidad de saciar nuestra sed de castillos para una buena temporada. Os dejamos aquí con los más representativos de los que vimos.

Una ruta medieval por los castillos de Portugal entre el Algarve y los alrededores de Lisboa


Castillo de Castro Marim

Fue mandado a construir por el rey Alfonso III en el siglo XIII y considerado desde el año 1920 como Monumento Nacional de Portugal.

El castillo se sitúa en el punto más alto de la Villa de Castro Marin y dentro de sus murallas, aparte de algunos edificios de la antigua villa, se puede observar otro castillo aún más antiguo, el denominado castillo viejo, de construcción musulmana.

En el interior del castillo viejo se encuentra un pequeño museo arqueológico con diversos tipos de piezas que abarcan los tiempos de fenicios, romanos, cartagineses, árabes ... un salto en el tiempo indicativo de que nos hallamos ante una de las villas con más historia de Portugal.

Castillos-de-Portugal Castillo Viejo de Castro Marim
Castillo Viejo de Castro Marim

Castillos-de-Portugal, patio de armas
Patio de armas y museo del castillo

Castillos-de-Portugal, rincones del castillo de Castro Marim
Rincones del castillo



En Castro Marim podemos destacar, además de su castillo, el Revellín de San Antonio. Ubicado en un promontorio cercano al castillo es otro de los puntos de defensa de la Villa. Un bonito espacio que ha sido remodelado recientemente y cuenta con un pequeño anfiteatro y un centro de interpretación.

Muy cerca del revellín también se encuentra el Fuerte de San Sebastián, aunque no se puede visitar al encontrarse cerrado.

Castillos-de-Portugal, capilla del Revellin de San Antonio
Capilla del Revellín de San Antonio

Castillos-de-Portugal, Fortaleza de Castro Marim
Vistas al Fuerte de San Sebastián

Tres emplazamientos defensivos para esta pequeña villa que son un signo evidente de la importancia para la defensa del sur de Portugal que tuvo es su día. Castro Marim es un lugar muy próximo a la frontera con España y conectado directamente a través de una red de canales con el río Guadiana lo que seguro fue el detonante de muchas batallas en su territorio.

Este pasado lleno de batallas ha forzado el carácter de su pueblo, tanto que paseando por sus calles uno descubre una curiosa historia, durante todo el siglo XIX el gobierno central portugués disolvió el municipio de Castro Marin hasta en cuatro ocasiones con idea de repartir su territorio entre los municipios cercanos. La fuerte oposición de la población cada vez que esto ocurría les permitía volver a recuperar su estatus de municipio y ya desde la última vez tienen el compromiso por parte del gobierno de respetar su identidad.

La visita al castillo de Castro Marim es perfectamente combinable con un día de playa, por ejemplo en Cacela Velha, considerada como una de las mejores playas del Algarve.


Castillo de Alcotium

Mandado a construir también durante el siglo XIII después de la expulsión de los árabes de la zona. Marca claramente la línea fronteriza de Portugal con España y fue un punto estratégico de defensa ya que justo enfrente, a la otra orilla del río, se encuentra el castillo de Sánlucar del Guadiana.

Dentro de sus instalaciones, al igual que en el Castillo de Castro Marim, se encuentra un museo de arqueología, donde destaca una colección de juegos de mesa árabes.

Si durante la visita a Alcotium nos surge la imperiosa necesidad de refrescarnos, a las afueras, en el río de la villa; lo podremos hacer en la playa fluvial de Pego Fundo.


Castillos-de-Portugal, castillo de Alcotium
Castillo de Alcotium

Castillos-de-Portugal, juegos medievales
Tres en raya, juego del medievo


Castillo de Loulé

Es uno de los castillos más importantes de la región de Faro. Reconstruido durante el siglo XIII se asienta sobre una construcción previa de origen árabe. A día de hoy alberga un museo de arqueología desde el cual se pueden ver parte de estas ruinas, junto a otros elementos provenientes muchos de ellos de la edad de bronce. En las dependencias superiores hay una hemeroteca con un fondo fotográfico que refleja escenas cotidianas de la sociedad de Loulé de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Castillos-de-Portugal, castillo de Loulé
Castillo de Loulé

Castillos-de-Portugal, paseando por las murallas del castillo de Loulé
Paseando por sus murallas rumbo a otra época

Castillos-de-Portugal, castillo de Loulé
El vigía que todo lo ve

Visitar el patio de armas del castillo de Loulé es gratuito, pero si queremos acceder a la torre y pasear por sus murallas habrá que pagar una pequeña entrada, inferior a dos euros/adulto (niños gratis).


Castillo de Sines

El castillo de Sines, del siglo XV, es el monumento más importante de esta ciudad de Portugal. Gran parte de su importancia radica en que en el interior de sus murallas nació el gran explorar portugués Vasco de Gama. De hecho, a día de hoy, el eje central de la visita al castillo es poder acceder a la casa museo de Vasco de Gama que se encuentra en su interior. Bueno, salvo que hagáis como nosotros y lleguéis a Sines en la última semana de Julio, cuando se celebra el Festival de Músicas del Mundo de Sines, donde os encontraréis un escenario dentro del castillo y varios conciertos a lo largo de la tarde de lo más entretenidos. Un gran acierto hacer coincidir la visita a Sines con su festival de música.

Castillos-de-Portugal, castillo de Sines y estatua de Vasco de Gama
Castillo de Sines. Lugar de nacimiento de Vasco de Gama, presente a día de hoy con su estatua

Castillos-de-Portugal, Festival de músicas del Mundo de Sines
Festival de Músicas del Mundo de Sines. Una opción "Family Friendly"

Castillos-de-Portugal, ambiente en Sines
Si decides no entrar a los conciertos siempre los podrás seguir en las pantallas gigantes

Castillo de San Jorge en Lisboa

El Castillo de San Jorge es una de las visitas obligadas en Lisboa.

Situado en lo alto del barrio de Alfama, es fácilmente accesible a pie desde el barrio de Baixa, aunque las inclinadas calles que nos llevan hasta él invitan más a coger alguno de los transportes públicos que nos acercarán sin realizar ningún esfuerzo.

Castillos-de-Portugal, vistas al Castillo de San Jorge
Castillo de San Jorge

Castillos-de-Portugal, entrada al Castillo de San Jorge
El Castillo de San Jorge es uno de los castillos más importante de Portugal

El mítico y turístico tranvía 28 nos dejará apenas a 200 metros de su puerta, pero si todavía queremos ahorrarnos unos metros caminando podemos coger la línea 37 de autobús, minibus en este caso, que te dejará a escasos metros de la entrada.

El complejo del castillo es bastante grande. Se pueden visitar sus patios, jardines, torres y hacer algunos de los caminos de ronda que las conectan, cuidado aquí con los peques porque la altura en algunos tramos es considerable y las protecciones nulas.

Castillos-de-Portugal, murallas del Castillo de San Jorge

Castillos-de-Portugal, patio del Castillo de San Jorge

Castillos-de-Portugal, paseando por las murallas del Castillo


En sus jardines una de las cosas que más llaman la atención es la colonia de pavos reales que hay instalada, sorprenderán por la gran cantidad y por la facilidad con la que se pasean por los árboles de la zona.

Pero sin duda alguna lo mejor, y por lo que visitan la mayoría de turistas el castillo de San Jorge, son sus vistas. Posiblemente ofrezca desde sus murallas las mejores panorámicas a varios puntos de la ciudad.

Castillos-de-Portugal. Vistas a la Plaza de Comercio desde el castillo
Vistas a la Plaza del Comercio desde el Castillo de San Jorge

Si bien en los anteriores castillos el precio de la entrada es simbólico o gratuito, para entrar a este castillo nos va a tocar "rascarnos" el bolsillo. Su acceso no está incluido en la Lisbon Card, que os recomendamos que compréis para aprovechar al máximo la visita de la ciudad. El precio de la entrada es de 8.50 eur/persona y los niños hasta 10 años entran de manera gratuita, con la Lisbon Card el precio se queda en 7.00 eur/persona.


Castillo de los Moros. Parque Nacional de Pena - Sintra

El castillo de los Moros situado en uno de los altos de la Sierra de Sintra es una visita ideal para combinar en el día con las dos visitas más importantes de la zona, que serían en Palacio Nacional de Sintra y el Palacio del Parque Nacional de Pena.

Como su nombre indica es un castillo de origen árabe, construido durante los siglos VIII-IX, que sirvió como defensa y control de la zona hasta la época de la reconquista en el siglo XII, donde finalmente fue abandonado por las tropas cristianas.

Abandonado se quedó hasta el siglo XIX y fue a partir del siglo XX que se reconstruyó para irlo integrando en el Parque Nacional, convirtiéndolo en la atracción turística que es a día de hoy. 

La visita a sus murallas y caminos de ronda nos permite tener unas excelentes vistas de toda la sierra de Sintra e incluso del océano atlántico.

Castillos-de-Portugal, castillos de los moros
Castillo de los Moros en el Parque Nacional da Pena, en Sintra

Castillos-de-Portugal, vistas del castillo de los moros


Castillos-de-Portugal, murallas del castillo de los moros


El precio de la entrada al castillo es de 8.00 eur/adulto y 6.50 eur/niño desde los 6 a los 17 años. Los más pequeños tienen el acceso gratuito.

Si uno tiene la intención de visitarlo vale la pena hacer una buena planificación, ya que existen entradas combinadas con otros palacios de la zona que ofrecen algunos descuentos así como diferentes visitas guiadas.


Castillo de Óbidos

El Castillo de Óbidos, junto al castillo de Guimaraes, forma parte de las siete maravillas de Portugal, así que se puede considerar una de las visitas imprescindibles de la zona.

Situado a 85 kilómetros al norte de Lisboa no encontramos con la pequeña Villa de Óbidos, que ya de por si es un lugar bastante encantador para ir a pasar el día. Una vez cruzas las murallas de la ciudadela te encuentras ante un entramado de callejuelas que le dan al lugar un encanto especial.

Castillos-de-Portugal, Óbidos y su castillo
La Villa de Óbidos y su castillo

Paseando por sus calles rápidamente nos llamará la atención la gran cantidad de puestitos donde nos ofrecerán unos chupitos de licor en vaso de chocolate, son de Ginga, un licor de cerezas en aguardiente que se ha convertido en una de las bebidas más populares de Portugal.

Si visitamos el castillo de Óbidos desde mediados de Julio a principios de Agosto, hay que aprovechar e ir de jueves a domingo ya que se celebran jornadas medievales, un evento que sin duda alguna hará que nuestra visita sea totalmente diferente. Nosotros llegamos un miércoles por la tarde a Óbidos y cuando vimos que al día siguiente se celebraban las jornadas medievales no dudamos ni en segundo en hacer noche para vivir el evento en directo y pasar al día siguiente una de las jornadas más divertidas de todo nuestro viaje.

Mercadillo medieval, pasacalles, obras de teatro, espectáculos de magia y malabares y, como no, las justas de caballeros, que se convierten en el acto estrella de toda la jornada.

Castillos-de-Portugal, jornadas medievales
Hacer coincidir la visita con las jornadas medievales es una gran idea

Castillos-de-Portugal, espectáculos de fuego
Teatro, juglares y diversos espectáculos amenizan la tarde

Castillos-de-Portugal, justas de caballeros
Las justas de caballeros son uno de los actos principales de las jornadas


Castillo de Porto de Mos

Un pequeño castillo que visitamos camino al Parque Natural de la Sierra de Aire y Cadereeiros, donde teníamos intención de visitar la famosa gruta de Mira do Aire. No teníamos previsto acercarnos a verlo pero es difícil resistirse a su llamada.

Como muchos de los castillos mencionados es de origen árabe y luego reconquistado durante el siglo XII. Diversas reformas y ampliaciones le han dado su aspecto actual, donde destaca por encima de todo -fue lo que nos llamó la atención- sus torres finalizadas con unas llamativas tejas verdes. Sin duda un toque diferente a todos los castillos de Portugal visitados.

Castillos-de-Portugal, castillo de Porto de Mos
Castillo de Porto de Mos

Castillos-de-Portugal, sus llamativos tejados verdes
Sus techos verdes te llaman desde lejos

Castillos-de-Portugal, las murallas del castillo



Castillo de Tomar

El castillo de Tomar o castillo de los Templarios. En esta zona hay unos cuantos castillos pertenecientes a la Orden del Temple y el de Tomar es uno de los mejores exponentes de este tipo de construcciones defensivas.

Castillos-de-Portugal, castillo de Tomar, bastión templario.
El Castillo de Tomar. Bastión de los caballeros templarios

Castillos-de-Portugal, las murallas del castillo

No obstante, la gran importancia de este castillo la hayamos al cruzar sus puertas, ya que su interior alberga el Convento de Cristo, un espectacular edificio que, gracias a que su construcción se alargó en el tiempo durante varios siglos, combina diferentes artes arquitectónicas y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1983.

Castillos-de-Portugal, Convento del Cristo
Convento del Cristo. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco

Castillos-de-Portugal, caminos de ronda dentro del castillo

Aparte del castillo de Tomar y el Convento de Cristo todo el municipio tiene que ser bastante interesante, lamentablemente no nos dio tiempo a disfrutarlo porque justo estando nosotros allí se declaró un incendio en la zona y decidimos marcharnos. Lo que si nos dio tiempo fue a almorzar en un restaurante que queremos aprovechar para recomendar, ya que el trato fue genial, la comida mejor -pidiendo media raciones se come perfectamente- y el precio de risa. Hablamos del Restaurante Tomaz, una muy buena opción para saciar el apetito.


Castillo de Almourol

Este castillo es uno de los más representativos de la Orden del Temple y junto al castillo de Tomar fueron piezas fundamentales de la línea de defensa del río Tajo. Su ubicación en lo alto de una pequeña isla escarpada situado en medio del cauce del río lo convierten en uno de los castillos más curiosos de todo Portugal.

Castillos-de-Portugal, castillo de Almourol en medio del río Tajo
Castillo de Almourol. Imponente, aunque aquí quede relegado a actor secundario de la escena

A pesar de su reducido tamaño el castillo cuenta con diez torres, muchas de ellas conectadas todavía a través de sus caminos de ronda; transitables pero siempre con precaución, ya que no tienen las protecciones que se han instalado para las visitas turísticas en muchos otros castillos.

Castillos-de-Portugal. Almourol, otro bastión templario.
Enclavado en los alto de una roca en medio del cauce del río Tajo fue otro importante punto de dominio templario

Para acceder al castillo, aunque se puede hacer a pie en determinados momentos del día saltando de piedra en piedra, lo ideal es coger una embarcación en un pequeño muelle habilitado para las visitas que en menos de un minuto nos dejará en la isla. Accedas a pie o en embarcación la visita al castillo de Almourol resulta de lo más curiosa.


Castillos-de-Portugal, visitas desde la torre del castillo.
Subir a la torre del castillo te regala estas vistas, que son casi con las que nos despedimos de Portugal



Esta ha sido nuestra selección de los castillos visitados, pero son muchos más los que nos dejamos atrás y que sin duda serian tan buena elección como esta misma.

Portugal tiene toda la geografía salpicada de castillos, que son un claro exponente del pasado batallador que han vivido nuestros vecinos, y que nos permitirán durante sus visitas transportarnos a otra épocas donde imperaba la ley del más fuerte. Épocas que por fortuna, aunque aveces nos surjan algunas dudas, ya quedaron atrás.

También te gustará

0 comentarios