Fuerteventura: Costa Sur, Este y Norte. Su lado más amable y accesible (Parte 1)

09 diciembre

Como ya contamos en un anterior relato nosotros cuando tenemos unos días y por temas de tarifas de vuelos se nos sale del presupuesto volar fuera del archipiélago nuestra isla preferida donde escaparnos y pasar unos días de relax es Fuerteventura.

Por lo general para nuestras escapadas solemos entrar por Morrojable, en el sur de la isla, ya que con la Naviera Armas existe una muy buena conexión desde Gran Canaria que en tan solo tres horas nos deja en destino.

Una vez en Morrojable tenemos varias opciones y podemos dedicar los días que nos ofrecen estas cortas escapadas para explorar alguna de ellas. Estas diferentes opciones son:

  • La Península de Jandía con sus calas vírgenes del extremo sur en la Punta de Jandía y los grandes arenales de las playas de sotavento.
  • La costa este comprendida entre las poblaciones de La Lajita y Puerto del Rosario con sus playas urbanas y familiares
  • La costa norte con el paisaje dunar de Corralejo, El Cotillo y la opción de escaparse a visitar la Isla de Lobos.



Península de Jandía


Llegando en barco por Morrojable nada más salir del muelle nos encontramos con un desvío a mano izquierda que nos mete en una pista de tierra que es la que nos lleva a la Punta de Jandía.


Son 20 kilómetros de pista pero en buen estado y que se pueden hacer perfectamente en un turismo. Para esta parte del recorrido no es necesario tener ningún vehículo adaptado, ni 4x4, 4x2, todocaminos o cualquiera de sus variantes.



Vista de la pista de tierra que nos lleva hasta la Punta de Jandía

A medida que avanzamos por la pista a mano izquierda veremos pequeñas escorrentías y barranqueras marcadas en el terreno, la mayoría de ellas conducen a calas vírgenes en las que uno por lo general estará totalmente solo si se acerca hasta ellas ya que los vehículos no llegan a pie de playa y hay que bajar caminando.

Pasados unos kilómetros de la mitad del recorrido, sobre los 12 kms aproximadamente, nos encontraremos con un desvío a mano derecha que nos llevaría a la Playa de Cofete. Para llegar hasta ella si que sería recomendable llevar algo más que un simple turismo. El camino discurre ascendiendo una loma hasta el mirador de Costa Calma y luego iniciamos el descenso hasta la playa. 

El firme de la pista es bastante pedregoso y con zonas estrechas que nos obligarán a maniobrar si nos encontramos con vehículos en el sentido opuesto de la marcha. La playa de Cofete pertenece a la costa oeste y como habíamos comentado anteriormente el baño en toda la zona hay que hacerlo extremando la precaución debido a la fuerte corriente y oleaje que predomina en esta parte del litoral.

Playa de Cofete desde el mirador de Costa Calma


La playa de Cofete se merece un capítulo aparte y ya la trataremos a su debido tiempo ...


Nosotros seguimos nuestra ruta hacia la Punta de Jandía y continuaremos encontrándonos desviaciones a mano izquierda que esta vez si nos permitirán llegar casi a pie de playa en vehículo, como por ejemplo las playas que se encuentran a la altura de Punta Salinas.

Pasada ya la zona de playas llegamos a la principal parada de esta ruta, el caserío de Puertito de la Cruz.

Un pequeño núcleo de casitas de pescadores con menos de 50 habitantes y al que hasta hace pocos años no llegaba ni la luz ni el agua corriente.

En los alrededores del poblado ha ido en aumento un asentamiento de caravanas y barracas que le dan un cierto aspecto de dejadez al lugar pero también, a la vez, de singularidad.

Las pocas casas que hay están construidas sobre las rocas de la misma playa

Asentamiento de caravanas y un antiguo proyecto eólico abandonado y en desuso


Pero el motivo que nos trae hasta aquí y que atrae a gran parte de la gente que recorre los 20 kilómetros de pista de tierra no es otro más que su gastronomía. Productos del mar recién pescados y lo que seguramente sea el mejor y más contundente caldo de pescao de Fuerteventura y de todo el archipiélago.


Solo hay dos restaurantes pero el más auténtico es el Restaurante Punta de Jandía. Si uno quiere probar la especialidad de la casa lo ideal es reservar mesa (teléfono 928174490) indicando que nos preparen su famoso caldo de pescao. En caso de no conseguir contactar con ellos se puede pasar a primera hora por el restaurante, reservar mesa y luego continuar con las visitas a las playas (es lo que hicimos nosotros).

Restaurante Punta de Jandía

Las raciones son exageradamente grandes con lo cual pueden pedir tranquilamente para algo menos de las personas que vayan, excepto si solo van dos personas ya que es el pedido mínimo.

De todas formas no se preocupen porque si les sobra se lo prepararán para llevar.

El plato para dos personas consta de un puchero entero con el caldo, las papas y el pescao (normalmente mero o cherne). Un escaldón de gofio que ya de por si es tan grande que si uno acabase con él casi que no haría falta pedir nada más, una cebolla cruda con sal gorda para mezclar con el escaldón y un poco de mojo rojo, que nunca debe faltar en una mesa de un buen restaurante tradicional canario.

Pequeño picoteo

Una vez finalizada semejante comilona lo que le pide el cuerpo a uno es hacer más bien poco así que personalmente creemos que solo hay dos opciones posibles, que además se pueden combinar entre sí.

A un kilómetro del Puertito de la Cruz tenemos el Faro de la Punta de Jandía que bien merece una visita para llegar a uno de los extremos de la isla y aprovechar para estirar un poco las piernas por sus alrededores. Y acto seguido podemos visitar algunas de las calas que hay entre el faro y la Punta del Pesebre. Recomendamos la Playa de los Ojos, que se encuentra en una zona acantilada y a la cual se accede por una escalera de madera. En esta playa con marea baja se forman unos charchos donde poder bañarse con comodidad y con marea alta pues como el resto de playas de la zona, si uno se baña que sea extremando la precaución.



Faro visto desde el Puertito

Playa de los Ojos


Con este recorrido uno puede dar por bien visitada la Punta de Jandía, teniendo en cuenta, eso sí, que hemos dejado la playa de Cofete para una visita más amplía y completa.



Pero todavía nos falta mucha parte por ver de la Península de Jandía ya que hasta ahora lo descrito solo comprende la zona de la Punta. Y si hay algo que destaca en esta parte de la isla es sin duda sus grandes playas, los grandes arenales de las playas de sotavento.


Desde Morrojable y siguiendo en dirección norte nos encontramos con toda un sucesión de grandes playas de fina arena dorada. A destacar entre las muchas disponibles:


La Playa del Matorral: A la salida de Morrojable, justo enfrente a los grandes hoteles. Esta playa tiene la característica que esta delimitada por el saladar de Jandía (humedal con una importante carga salina) que separa la playa de los hoteles. Para acceder a la playa es de agradecer utilizar los senderos marcados ya que el saladar es un espacio protegido y bastante vulnerable.

Playa del Matorral con su saladar


Playa de los Canarios: Pequeña y ligeramente escondida. Sin servicios para el turista (entiéndase bares, hamacas, sombrillas ...) lo que hace que sea poco frecuentada. En esta playa, al igual que en algunas otras, es fácil ver ardillas morunas. Especie invasora en la isla y que son una pequeña plaga. No se recomienda darles de comer aunque a veces es difícil resistirse porque son tan lindas ...

Playa de Los Canarios


Playa del Risco del Paso: Ideal para ir con niños ya que se forma con el movimiento de las mareas unas piscinas naturales con apenas medio metro de profundidad donde los más peques pueden bañarse y jugar con total tranquilidad. También, al igual que casi toda esta zona del litoral es perfecta para la práctica de deportes acuáticos. Si uno quiere tomar unas clases de iniciación al windsurf o al kitesurf quizá esta playa junto con la de la Barca sean los sitios ideales ya que ambas cuentan con importantes escuelas.

Playa del Risco del Paso (fuente google)


Playa de la Barca o Sotavento: La playa más grande y espectacular de todas. Centro neurálgico de la isla para la práctica del windsurf y el kitesurf. En esta playa esta también la escuela más importante de enseñanza de ambos deportes en la isla, la escuela Rene Egli, que lleva 30 años organizando entre finales de Julio y principios de Agosto una prueba puntuable para el circuito PWA (Professional Windsurf Association) del campeonato del mundo de windsurf. Otra de las particularidades que hacen de esta playa un lugar único es que en pleamar se forma una laguna que ocupa la gran mayoría de la playa y nos permite disfrutar de un entorno totalmente diferente e inimaginable de cuando uno llega con marea baja. Y para aquellos que quieran disfrutar de unos días de comodidad absoluta sin tener que salir de la playa para nada indicarles que tienen la posibilidad de quedarse en el Hotel Meliá Gorriones que es el único que hay en la zona y así llevar la experiencia a un nivel superior.


Playa de la Barca





Formándose la laguna con la plemar

Otras playas que no tienen nada que desmerecer a las anteriores, salvo que quizás sean un poco más turísticas (chiringuitos, hamacas, sombrillas ...) serían la de Butihondo, Malnombre y el Mirador. Todas ellas muy buenas playas pero sin el encanto de las nombradas anteriormente.

Como ven en la península de Jandía hay trabajo para rato, especialmente si son de moverse despacio y disfrutar bien del entorno como nos gusta hacer a nosotros.


¡¡¡ Cada día más fans del #SLOWTRAVEL !!!


También te gustará

0 comentarios